lunes, 11 de mayo de 2009

Escribiendo


Que complicado resulta a veces escribir. Es como si estuviera de huelga. De vacaciones. Comienzas y acabas. Vuelves a iniciarlo. Vuelves a terminarlo. Por mucho que lo intentas, marras. Es mejor dejarlo para otro momento. Desistir. Esperar. Abandonar. Aparecen unas ideas perdidas. Tratas de darles forma, pero vuelves a fracasar. Se están riendo desde el más acá. Esperan el momento preciso para acabar con su juego. Las muy puñeteras, alocadas, viajan sin cesar. Corretean. Se ocultan en los pliegues más recónditos de mi cerebro y vuelven a aparecer. Menos mal que pronto, con esa frenética actividad, llegan a la extenuación. Paciencia. Y de pronto todo vuelve a la normalidad. Las castigaré. El látigo de la indifencia oprimirá sus posaderas y así, seguro que la próxima vez, llenas de juicio, sabrán hasta dónde pueden llegar. No volverán a incumplir sus promesas y juntos, seremos capaces de trasmitir todo eso que nos invade. Nuestra inspiración nos iluminará y Caliope, la más bella, me contará al oído, con esa vocecilla tan dulce, todo ese repertorio, aquello que he de relatar.

9 comentarios:

Ligia dijo...

Pues sí, es muy difícil a veces. Pero me encanta cómo lo has hecho en esta ocasión. Al final las musas te han acompañado. Abrazos

Quidquid dijo...

No desfallezcas!
pasa la página nebulosa y ¡escribe!
aunque sea de futbol...¿?
o de toros, o vacas... da lo mismo, pero no te dejes llevar por la "aescritura".
Un cordial saludo,
Luis

Mari Carmen dijo...

Algo así me pasa a mi, Javier. Por eso llevo un tiempo que no me apetece ponerme a escribir. Es una racha, me digo. O quizá es que no merece la pena. No escribo, estoy vaga, cualquier cosa sobre la que quiero escribir me parece una tontería, y así, amigo mío, se pasan y se pasan los días... Y no sé cómo ponerle remedio.

Un abrazo

Alimontero dijo...

Y yo veo que te fluyó muy facilmente...
Que dulce compañia resultamos a veces, no??

Feliz semana mi querido amigo, y gracias por llegar ayer..;-)

Ali
p.d. Me fue muy bien!

Cecilia dijo...

¿No será que las musas no existen? ¿O que no suelen avisar de cuándo van a llegar?
En cualquier caso, escribir por obligación es un rollo.

myself dijo...

Una excelente forma de narrar lo que a uno le pasa, y es que las ideas a veces son un poco " puñeteras".
Besos.

K@ri.- dijo...

que suerte que no soy la única!
todo pasa.. todo se transforma dicen x ahi!
te dejo un fuerte abrazo Javi!

José María dijo...

Pues quién lo diría, compañero. Escribir como has escrito no se hace sin ideas y sin inspiración, porque te ha salido un escrito con unos "locuciones literarias" de p ... madre. ¿Acaso al final te cantó Calíope? Ya me dirás qué te cantó.
Un abrazo

Fugaz dijo...

En la árdua tarea de querer contar y expresar algo y que luego no hay forma de hacerlo, uno se siente frustrado a menudo, sin embargo, creo que esto va a rachas y unas veces las musas no nos dejan en paz y otras tantas (como yo ahora) parece que se nos fueron de vacaciones y las muy traicioneras no quieren ni pensar en volver.