sábado, 26 de diciembre de 2009

Suerte


Los Sorianos somos unos grandes aficionados a la lotería de Navidad, este año en concreto se ha comentado que uno con otro jugábamos 10 décimos por barba. Una Burrada.
Incluso la gente ya entrada en años como los que forman parte de la generación de mis padres, gente que por las circunstancias pasaron lo suyo, no escatiman a la hora de gastar unos cuartos en lotería, no les hace duelo.
Este año la suerte ha sido esquiva y apenas han caído unos quintos premios, según dicen poca cosa, acostumbrados a que el segundo premio íntegro y parte del primero se dejen ver por aquí, como el año pasado. Lo cierto es que raro es el año que el azar no pasa una temporadita por Soria y su provincia. Se nota que no tiene que venir en tren.
A la suerte la he visto muchas veces pasar, unas muy lejana y otras demasiado cerca, pero la muy caprichosa nunca se ha fijado en mí. Será que no me hace falta.

Es muy recurrente el oír los diferentes comentarios que pululan por los establecimientos de Soria los días posteriores al sorteo:
- ¿Qué pasa majo, no nos ha tocao nada?
- Si nos hubiera tocao, aquí iba a estar yo, estaría tomando los turrones debajo de una palmera y que le den al puto frío…

A pesar de todo, suerte para el 2010, a ver si ya dejamos esta pelona, que es la crisis, y que parece que se encuentra muy a gusto entre nosotros.
Salud.

domingo, 13 de diciembre de 2009

La vida


Pasa la vida sin apenas enterarnos. La monotonía diaria hace que no disfrutemos lo conveniente de cada momento. Nos limitamos a levantarnos a golpe de despertador, hacer las mismas prácticas, realizar los mismos recorridos, esperando ese viernes si es que no trabajas el sábado.
Y así nos caen los años, los lustros, y las décadas y casi al ralentí vamos acumulando mucha experiencia y muchos años, y vamos acortando ese periodo de lo que aún nos queda por vivir.
Al nacer ya comienza la marcha atrás de la vida y después de unos añitos despreocupados, comenzamos a preocuparnos por todo. Primero por nosotros y después por los otros. Son primero los hijos y después los padres. Y cuando nuestros padres son mayores sin querer nos están diciendo que ya estamos ahí, en capilla, que serenos los siguientes en llegar a esa senectud, a ese ocaso en el que todas las cosas que uno quiere ya casi han sucedido. Y la veleidosa suerte dejará ya de ser nuestra amiga.
Atrás quedarán y serán ya sólo recuerdos esos filtreos juveniles, ese vivir de matute en casa de los demás, ese compartir todo con ella y ese ajetreo que acaba cuando tú también vas rematando. Y continuaremos pasándonos la vida olvidando gente.
Y será el tiempo de mostrar esa paciencia franciscana que ojalá nos acompañe, la vamos a necesitar, aunque sin darnos cuenta dejaremos de ser eclécticos para irnos volviendo cada vez más misántropos y pendolistas. Y dentro de unos ciento cincuenta años cuando ya no nos recuerde nadie, habremos muerto del todo.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Tengo un cabreo...


Comparto la opinión de muchas de las personas que no acaban de comprender del todo a este gobierno de turno y a esos subgorbiernos de las distintas comunidades que conforman este país que ya cada vez cuesta más llamarle España.
Aquí se puede observar a cualquiera llevando una bandera de Noruega en el jersey de lana, una italiana en el pantalón vaquero o la de Brasil en las chancletas de verano, pero si es la roja y gualda ya te llaman facha, sin más. Muy mal lo hemos o lo han tenido que hacer algunos para llegar a esta triste conclusión.

Como os decía, nuestro país es de lo más curioso, gratuitamente nos enseñan a masturbarnos, en los institutos se reparten los preservativos, si aún con todo te quedas preñada te regalan también la píldora del día después, y si no te hace el efecto deseado también puedes abortar por la cara sin el consentimiento de nadie. Como he dicho todo por la geró. Menos donaciones y más preparación, más formación y más responsabilidad.
Y a los que tenemos la suerte de trabajar, con una nómina que a veces se nos queda justilla a mitad de mes, nos suben los impuestos.

Y hablando de nóminas y sueldos, si comparamos el sueldo mínimo de un trabajador con el de un diputado nos entraría la risa.

Y que os parece que un concejal de cualquiera de nuestros ayuntamientos aunque sea el de festejos, por muy bien que defienda y se preocupe de nuestros usos y costumbres, gane más que el mejor cirujano.

Y que los sindicatos tengan que subsistir con las subvenciones del gobierno. ¿Serán capaces de comerse la mano de ese padre que les mantiene?

Y que los diferentes presidentes de Gobierno que hemos tenido no mascullen una sola palabra de inglés aunque algunos hablen catalán en la intimidad. ¿Podrían estar trabajando en cualquier multinacional?

Y que estén siempre defendiendo la escuela pública y luego lleven a sus hijos a estudiar a un cole super privado o al extranjero.


Y que cuando las cosas van mal siempre los que pagan el pato seamos los funcionarios, siempre se echa mano de nuestro sueldo metiéndolo en el congelador para levantar la maltrecha economía. y no admito los que van comentando eso de “ que no se quejen que tienen sueldo fijo”, ahí están las diferentes oposiciones para que se pueda presentar cualquiera.

Y que siempre que se hable de un maestro tenga que salir la palabra vacaciones y no la de dedicación, vocación, preparación, aguante o preocupación.

Y que marquen el ritmo del país las minorías, los partidos que menos votos han conseguido.

Y que no sean capaces de ponerse de acuerdo gobierno y oposición, tirando cual buena yunta del carro, en estos tiempos de crisis.

Y que…

sábado, 14 de noviembre de 2009

Sorianismos 2


21. En Soria a veces no te ves con un amigo porque estás todo el día trajinando.
22. Los sorianos somos a veces desagradecidos, os cuento, como sabéis soy un fan de los torrenos del bar Zafiro, pues bien, cuando estuve por allí la última vez le comenté a Carlos, el dueño, de que tenía que hacerme rebajilla por la publicidad que le estaba haciendo en mi bloc por internet, y sabéis lo que me contestó, el muy jodío, “es igual porque los que vienen por aquí a almorzar no entran en internet”. La cosa era el no invitarte. Soriano tenía que ser.
23. A los sorianos cuando les llega la pubertad se ciscan los granos que les salen en la cara y no veáis la cendera que se preparan.
24. Somos muy familiares y cuando celebrando un santo con tanto trajín, se prepara el gamellón, a veces todavía se escucha eso de: no tires tanto de la mesa para allá que esbalagamos el talabarte.
25. No nos preguntéis que por qué tenemos tan mala cara, ¿No veis que tenemos mal perejil? y con esto de la gripe estamos medio escuajeringaos y echos unos pingajos.
26. Si hablamos de los agricultores sorianos no acabaríamos, siempre les ha pintao muy mal, no hacen más que quejarse cuando están de Jueves al lado del Torcuato, que si ha sido una mala cosecha, que si ha llovido a destiempo, que si este sol ha socarrao el campo, que si ha salido el grano de trigo vano, que si toda la cebada no iba a parejo, que si no lo pagan namás que a 25 pesetas, que si mira los precios del unte, que si….
27. El otro día cuando cogí una burra de esas que se alquilan, me parece que era el tercero que utiliza el servicio, no veas, cuando iba hacia San Pedro, se espantó, no acerté a pararla y …
28. Sabéis por qué a los chicos sorianos se les notan tanto las lorzas y están tan rollizos, pues porque aplican siempre bien el plato, que no estamos pa tirar.
29. Con esto del botellón, es la leche, por la desa siempre están haciendo salchuchos.
30. Cuando era pequeño, quería que me compraran un caballito, pero no me lo compraron porque abultaba mucho, me compraron un indio, de esos de plástico, que era más liviano.
31. Si os dais una vuelta por los refugios, el que hay en el Espolón o el que está encima de la plaza Mayor, no es de extrañar el ver como los yayos están jugando al guiñote, a la brisca de pesetilla o al cinquillo y el escuchar eso de: tú sales chiquita.
Hay tardes que hay más mujeres porque a los maridos los han dejado a la buena de Dios, echando la partida por el Numancia.
32. Nunca tenemos mal la barriga, como mucho nos zurren los hilos.
33. A veces no se bebe en los bares, se está tomando un chaparrazo.
34. No creáis, en el fondo somos muy serviciales, si hay algo que nos gusta lo hacemos volao.
35. Los sorianos somos bastante sensatos con respecto a los demás, no hacemos muchas topinás.
36. Y si cuando os deis una vuelta por el Collao veis a alguien que lleve cara de vinagre ya le podéis decir eso de: Alegra esa cara macho y no seas morugo, ¿qué pasa, que no has chingao esta noche? .
37. Me encanta ir por los pueblos pequeños que todavía tienen bar y decirles: Qué pasa salao, ponme unos cacaueses aunque sea.
38. Nuestras fiestas como sabéis son las de San Juan, si vais a la salida de la Saca a Valonsadero, tened mucho cuidao que los novillos amuercan.
39. Y ya en la pradera, cuando te sientes a echar un bocado, no te olvides de traerte la rodilla para limpiarte y una cucharrena por si hay que dar vueltas al estofao.
40. En comparanza como podéis daros cuenta somos mucho especiales pero se nos entiende todo.
Continuará

martes, 10 de noviembre de 2009

Curiosa iniciativa



No deja de sorprender la iniciativa que pretende llevar a cabo los días 4, 5, 6, 7 y 8 de Diciembre, la ASOCIACIÓN DEPORTIVA CULTURAL DE LA POLICIA LOCAL DE SORIA, quiere intentar, ni más ni menos, batir tres récords del mundo en uno.
Por una banda conseguir batir el récord jugando el PARTIDO DE FÚTBOL SALA MÁS LARGO DEL MUNDO por encima de las 100 horas.
Por otra, el RECORD DE MAYOR NÚMERO DE PARTICIPANTES EN UN SOLO PARTIDO DE FÚTBOL sala, intentando que participen unos 2.500 jugadores.
Y por último, conseguir el RECORD DE MAYOR NÚMERO DE GOLES MARCADOS EN UN SOLO PARTIDO DE FUTBOL, la idea es conseguir unos 2.000. No sé si valdrá poner siempre de portero al menos capacitado.

Me uno a este evento porque considero que no deja de ser una idea original, el carácter festivo del partido seguro que también rompe con el monótono y crudo invierno y si además se consigue dar la publicidad que se merece por original, a nivel nacional se volverá a hablar de Soria ahora que ya ni el Numancia está en primera ni damos las mínimas meteorológicas, no porque no haga el mismo frío de antes, sino por el cambio de ubicación del observatorio a un lugar más resguardado. No será difícil si una simple carrera de caracoles consigue acaparar año tras año, verano tras verano, la primera página de los periódicos locales.

Animo a la participación de todos, grandes y pequeños, el hacer deporte siempre es saludable, y si encima se lo pasa uno bien ya ni os cuento.

Si el tiempo me lo permite allá estaré, aunque sea para poder conseguir el récord de los goles, me pondré incluso de portero.

jueves, 22 de octubre de 2009

Sorianismos 1


Os dejo con algunas peculiaridades de Soria y los sorianos:

1.A los sorianos cuando tenemos un dolor en la zona lumbar es porque nos ha dao un crujío a los riñones.
2.En Soria si levantas la mano para coger un taxi, el taxista te levanta la suya y te dice TAALUEGOOO. No se tiene por costumbre cogerlos si no en la parada.
3.En los pueblos las tormentas amuelan el campo con las pedregás.
4.El saludo típico sigue siendo ese ¿qué vida majo?.
5.A un soriano se le reconoce en la playa de Salou porque siempre lleva una rebequita debajo del brazo. Estamos acostumbrados a llevarla siempre encima.
6.En Soria se frecuentan mucho los bares y no es de extrañar que además de en las puertas de las iglesias se vean en sus paredes colocadas las esquelas informando de los que han muerto.

7.No te extrañes si te mandan a cascarla, anda vete a cascarla es sinónimo de lárgate por ahí ya y deja de decir gelipolleces.
8.El jueves es el día de los boinas negras, por la cantidad de hombres que vienen a Soria por ser día de mercado, se suelen colocar en pequeños grupos en el Collado, por la zona del Torcuato. La boina todavía la siguen usando muchos de los que viven por nuestros pueblecitos.
9.Se tiene por costumbre jugar a la tanguilla, si os dais una vuelta por las cercanías de la Soledad en la dehesa, veréis a unos cuantos jugar, muchos de ellos tiran con unas pintas y unas trazas que si le dan es de pura chorra.
10.El tiempo por la noche no se suele medir mirando al reloj, cuando le preguntas a alguien si se quedó todavía mucho tiempo después de haberte ido tú a casa, es fácil oír eso de que no estuve mucho rato, sólo me quedé un par de cervezas más.
11.En Soria la gente no se desnuca, se escocota, no se cae violentamente, se estozola, no se suelen resbalar cuando ha nevado, se esbaran.
12.No hay jamás cosas gratis, son de valde.
13.Las mujeres nunca chismorrean, están cascando.
14.Nunca se pide una cerveza, se suele pedir un botellín o una Mau, una Sanmiguel o un Águila. A veces no es necesario nada más que decir, nos pones otro chisme y se suele echar en el mismo vaso por no manchar otra vasija.
15.Por cierto en lugar de un refresco de naranja, no es de extrañar el oír todavía a los más mayores lo de a mí me pones una Mirinda.
16.Las mujeres son muy apañás con poco son capaces de hacerte un cocido con bola incluída.
17.Cuando se está muy cansado es porque se ha estado todo el día trajinando, no se vale con los cojones y si se tiene mal cuerpo, es porque algo te ha pintao mal.
18.Por aquí nadie tiene depresiones, como mucho se está amargao y cuando ya se te ha pasado no te queda ninguna reliquia.
19.Es una ciudad en la que si te quieres tropezar con alguien es más fácil hacerlo en los bares que en las iglesias.
20.Enantes se trabajaba tanto en los pueblos que no les vagaba ni el ir a misa el día de la fiesta.
Continuará.

jueves, 15 de octubre de 2009

Otoño soriano

He tenido la suerte de visitar Soria este fin de semana, y la verdad es que ha merecido la pena. Se ha disfrutado de unos dias estupendos, con una climatología que ya quisiéramos todo el año. El otoño empieza a manifestarse y las hojas de los árboles comienzan a cambiar ese color verde intenso por una multitud de tonalidades.

Es el momento, alquilando una casa rural de las muchas que podemos encontrar por los pueblos de la provincia, de disfrutar de esa quietud escandalosa que rompe con la vida cotidiana y presurosa de las grandes ciudades.


Os dejo unas imágenes del entorno del Soto Playa y las márgenes del Duero hasta San Saturio para que entendáis porque Soria ha sido y sigue siendo tierra de poetas.



video

martes, 29 de septiembre de 2009

Torrenillos



Si hay algo que me gusta de la gastronomía soriana son los torrenillos. Yo les llamo, como mucha gente de por aquí, torrenillos en lugar de torreznillos que según parece es como se deberían de llamar.

Ese salir de casa matutino y percibir el olorcillo que se nota cuando te aproximas a determinados bares de Soria hacen de ello una tentación irresistible. Hay mañanas que Soria huele a torreno.

Los que más me han llamado la atención siempre son los de la ventana del Mesón Castellano, en la plaza Mayor, pero sin duda los que me trinco con más ganas son los del Zafiro, cerquita de la barriada. No son tan sofisticados, en lugar de partirlos alargados lo hacen más en cuadradito, pero están de maravilla, ahora cuando os lo estoy describiendo de me está haciendo la boca agua, esa cortecita crujiente, ese magrito en su punto ya me hace salivar.
Sabéis que el torreno no es ni más ni menos que la panceta del cerdo frita, pero no de cualquier manera, se ha de hacer con tiempo y con mucho tiento, si queremos que estén en su punto. Algún día os explicaré mi secreto, ese que deja maravillados a mis amigos cuando nos juntamos allá por Torredembarra a celebrar la sorianada de cada año.
Pues bien, según he leído, la Asociación de Fabricantes de Torrezno de Soria, compuesta por doce empresas del sector cárnico, tiene su mérito que el torreno haya sido capaz de unir a tantos competidores, y en Soria, donde ya tres son multitud, están estudiando la posibilidad de lograr la Marca de Garantía para el torreno de Soria en una de las acciones enmarcadas en el proyecto 'Saborea Soria'. No está mal la iniciativa.
Parece que finalmente, no será viable ya que, según he leído no contó con el beneplácito de la Junta al no cumplir varios requisitos, como el que no hay bibliografía que demuestre que el torreno es típicamente soriano.
Sea o no producto típicamente soriano, el que no lo ha probado todavía, no sabe lo que se pierde.

En otra ocasión os hablaré de las migas.

lunes, 21 de septiembre de 2009

Estornudando


Amaneció antes que cada día. Comenzaba a clarear. El orto despertaba. Parecía que ese nueva jornada no le traería sorpresas especiales. Como cada mañana se limitó a desperezarse sin ningún cuidado. Había dormido medianamente bien. Había soñado como cada noche. Esta noche, en sus quimeras, se había limitado en buscar y buscar un WC para mear, menos mal que a la hora de la verdad sólo quedaba en un sueño.
Era el mismo sueño una y otra vez. Era problema de la edad y de la próstata. Al final otra noche más sin dormir bien.


Se había arrepentido muchas mañanas de haberse mudado a la urbanización de las Camaretas. Son muy pocos kilómetros hasta el centro de la capital, y viviendo en Soria y tener que depender siempre del coche es un pecado mortal.

Cuando se dirigía a su trabajo, la responsabilidad le hacía sentirse incómodo. Eran ya muchos años de experiencia pero ahora se sentía desbordado.
La gente vivía con mucho miedo. Ante un simple estornudo se alarmaban. Y si el que estornudaba era ese que estaba a su lado, ya ni te cuento.

Como profesional de la medicina sabía que toda esa alarma era innecesaria. No sabía el porqué, pero seguro que alguien salía beneficiado de todo aquél desconcierto. Y sabía que también salían perjudicados los mismos de siempre.

Cada mañana en su consultorio de la Milagrosa sabía que le tocaba trabajar duro, más que trabajar, tranquilizar. Estaba harto de que cada vez que alguien fallecía por la manipulada gripe, los medios de comunicación lo soltaran a los cuatro vientos. Eso hacía que su consulta cada vez estuviera más saturada. Se preguntaba el porqué no se informaba también de las muertes diarias producidas por otras enfermedades que cada día trabajaban sin descanso. Cuánta gente moría por problemas coronarios, por los diferentes cánceres habidos y por haber, por esas oprimentes anginas de pecho, esas eléctricas embolias que te dejaban en el más allá, esos ataques de …

Al llegar al dispensario había tal desconcierto que todo le resultaba caótico. Ahora se habían sumado las escuelas. En las escuelas era un auténtico desbarajuste. Algunas ya llevaban una semana sin niños. Ante el primer supuesto síntoma se aislaba al niño o a la niña como si fuera un máldito apestado. No podía más. Estaba a punto de explotar, de mandarlo todo al carajo. Se le había ocurrido en muchas ocasiones llamar al responsable de Sanidad. Que se dignara en darse una vueltecita por allí. Que sufriera ese día a día.

Se sentó detrás de su mesa, llamó a la enfermera que al pasar dejó la puerta entreabierta, ni se saludaron, sólo se guiñaron un ojo de complicidad y juntos comenzaron a estornudar.

viernes, 28 de agosto de 2009

Adiós verano

Parece que fue ayer cuando estrenaba las vacaciones y ¡Dios mío!, cómo se han pasado de rápidas. No me quejo, pero como todo lo bueno se hace corto. Atrás quedan esos días por Noruega, esas semanas por la playita de Torredembarra y ese mes de Agosto, que ya finaliza, por mi tierra, Soria.
He cargado baterías en la piedra energética que se encuentra en la ermita de San Bartolo, en el Cañón del río Lobos, he visitado el paraje de la Fuentona en Muriel Viejo, me he perdido por los recuerdos en Calatañazor, y como los gaiteros, han sido muchas las poblaciones visitadas.

No me podía olvidar de esos torrenos matutinos en el Zafiro y en la Casa del Guarda de Valonsadero, mis cañitas en la Herradores y en el Tubo, mis largos paseos por zona de poetas, mi visita por la exposición de las Edades del Hombre, por cierto con las explicaciones de nuestra guía particular, Mercedes, una maravilla, visita que os aconsejo si todavía no la habéis hecho. Y tantas y tantas cosas y recuerdos a los que recurriré cuando el tedio y el día a día me avasallen.

Ha habido tiempo para todo, pero siempre pienso que todavía podía haberlas aprovechado más y mejor.

Buen año, y ánimo que ya falta menos para comenzar las siguientes.


video

miércoles, 5 de agosto de 2009

Soria, la olvidada


En los más de dos años de vida que tiene este humilde bloc, en muy pocas ocasiones he dejado ver mi vena reivindicativa hacia esta provincia que en muchos aspectos está dejada de la mano de Dios. Claro que se trata de un colectivo que apenas llegamos a los 100.000 habitantes y por tanto es la pescadilla que se muerde la cola, no se dan ni grandes ni pequeñas inversiones porque no hay demasiada gente, y cada vez hay más inmigración y por lo tanto menos gente porque cada vez hay menos estructuras e inversiones que lo permitan.

Desde siempre los políticos no han respondido a las expectativas del pueblo y eso que en ocasiones hemos tenido varios ministros formando parte del gobierno del momento. Cuesta mucho el hacer muy poco, antes se le echaba la culpa a las vacas sagradas que eran las que tenían el dinero y no les interesaba el que Soria progresara y ahora con todos los cambios políticos todo sigue igual. Es lo mismo el color del que gobierna a nivel regional o nacional, nada cambia, todo sigue igual.
Aquí para hacer un tanatorio municipal, desde que se lo piensan hasta que se inaugura pueden pasar más de 7 años. Demasiado tiempo, si eso pasa a nivel municipal, podéis imaginar lo que puede suceder si estas decisiones se tienen que tomar a nivel nacional.

Hace años en la capital surgió una mosca cojonera en forma de plataforma, llamada Soria ya, ha tenido sus momentos de gloria, y después ha estado a punto de desaparecer. Afortunadamente su labor sigue adelante y una de sus preocupaciones, y la de muchos sorianos y sorianas y por tanto la mía es el problema que tiene la capital y provincia a la hora de comunicarse con el resto del estado español, sobre todo por tren.

Si papá tuviera que venir en tren y no viniera de Madrid, lo tendría más que difícil. Es el único servicio que ofrece Renfe, dos trenes diarios a la capital del reino, y creo que tres los viernes. Máquinas que por otra parte todavía funcionan con gasoil y a veces hasta se prenden fuego.
Curiosamente la alta velocidad toca la provincia por la zona de Medinaceli, pero no tiene ni una parada en toda la demarcación. Es en Calatayud el punto más cercano donde esos veloces trenes se dignan a parar unos minutos. Calatayud se encuentra de la capital soriana a noventa kilómetros. Pero como desde Soria a Calatayud no hay actualmente ningún servicio de autobuses que coincida con los horarios del AVE, pues para los sorianos como si no parara.

Y lo peor es que el Ministerio de Fomento tiene previsto en año 2020 unir todas las capitales de provincia con la alta velocidad dejando sólo a Soria fuera de este servicio. Sería el país de Europa con más kilómetros de Alta Velocidad y otra vez esta provincia se quedaría fuera del proyecto. Soria sigue sin existir.

La sociedad soriana no se mueve demasiado. Le pasa como al reloj del antiguo edificio de la Caja de Ahorros, que lleva parado ya bastantes meses marcando las doce en punto. Está aletargada. A veces se han hecho manis porque se cierran los discobares antes de las seis de la madrugada, pero para temas de interés general la sociedad dormita.

Y es esta plataforma , Soria ya, la que modestamente se encarga de ir pinchando aunque sea con alfileres, para que al menos tengamos que cambiar de posición en nuestras largas noches de modorra. Ha recogido más de 7000 firmas para intentar que el Ministerio de Fomento se lo piense. Son muchas. No penséis que los sorianos firmamos así como así.

En otra ocasión os contaré la cantidad de kilómetros que tenemos en la provincia de autopistas aunque seguro que ya os los estáis imaginando.

miércoles, 22 de julio de 2009

De regreso




Después de unos días fuera de España os dejo estas fotillos a ver si sabéis por dónde hemos trotado.
Unas pistas, es un país en el que no te cansas de hacer fotos y muy, pero que muy caro, con escarpadas montañas, cascadas que te dejan atónito y donde muchas de sus lentas carreteras acaban en un trasbordador. Su bandera tiene tres colores.

sábado, 27 de junio de 2009

Fiestas de San Juan


No hay en España ni habrá…
Soria está de fiesta. Son las fiestas de San Juan. La ciudad se viste de gala y acoge más del triple de su población habitual. Los actos varían cada día. Son cinco días. Empiezan con el Miércoles “El Pregón” y acaban el Lunes “de Bailas”.

El toro es máximo protagonista. El toro y los sorianos y las charangas, y las sanjuaneras y los forasteros. El toro es centro de todo.
En “La Saca” se disfruta de esa bella estampa cuando salen los doce novillos de los corrales de Valonsadero. El viernes se lidian en la Chata, hoy sábado se subasta su carne en los Agés y mañana domingo se comparte, como antaño, con todos los vecinos.

Son unas fiestas para vivirlas. A mi antes me gustaban más los dos primeros días. Ahora con la edad disfruto de todo los días por igual.

viernes, 19 de junio de 2009

El paso del fuego en San Pedro Manrique


Se aproxima la víspera de San Juan y por tanto la celebración del paso del Fuego, declarado de Interés Turístico Internacional en el año 2oo8. Acaece en el pueblo soriano de San Pedro Manrique, allí donde se curan esos embutidos tan buenos de “La Hoguera”.

Sobre las diez de la noche, en el anfiteatro de la ermita de la Virgen de la Peña, se prende una pira de leña de roble, cuando la leña deja ya su buen rescoldo, a eso de las doce, se esparcen todas las ascuas formando una alfombra incandescente.
A esa hora comienza el espectáculo. Consiste en pasar esa superficie humeante de cisco sin quemarse, descalzos, llevando generalmente a “arrajones”, a otra persona, que suele ser su mujer, novia o una buena amiga a los compases de una charanga. Los últimos años también ha arraigado el pasar a las autoridades, ellos y ellas, eso sí, siempre encima. Lo suelen pasar sólo los del pueblo, hay una tradición que dice que si lo pasa un foráneo, seguro que se quema. Me costa que algunos pasadores sampedranos también suelen acabar con los pies vendados los días siguientes.
Dicen que la Virgen sólo los protege a ellos. Cuentan que en una ocasión lo intentó pasar el cura de un pueblo vecino y acabó hecho un cristo, la Virgen no tuvo esa deferencia ni siquiera con él.
Para los de San Pedro Manrique, es un orgullo el hacerlo y no veáis los abrazos que se dan después de haber dado esos 6 ó 7 pasos cortos, con decisión, firmeza, como si realmente no sintieran esa fuerte temperatura debajo de sus pies. Los espectadores nos solemos colocar a más de dos metros de distancia porque no se puede aguantar el calor.

Hace años que por las circunstancias no he podido asistir, pero recuerdo que la primera vez que lo vi, sentí emociones diversas al ver lo que esos hombres eran capaces de hacer.

Si por casualidad podéis acudir, id prontito, los últimos años es mucha la gente que se queda fuera del recinto porque ya no cabe ni un alfiler.

Este año me conformaré celebrando la noche de San Juan con mis amigos, aquí en las Cataluñas se tiene por costumbre el reunirse, cenar y terminar la celebración comiendo coca y bebiendo un buen cava.
Feliz noche de San Juan.

sábado, 13 de junio de 2009

Convivir


Convivir con los demás es difícil. En el trabajo, en la pareja, en la familia, siempre que tengamos que compartir espacios físicos, sentimientos, emociones, faenas, tareas, responsabilidades, hemos de saber en todo momento cuál es el rol que desempeñamos. A veces el egoísmo hace que se rompa esa relación que tanto ha tardado en fluctuar. Otras son los celos, la comodidad, el orgullo, la inmodestia, el engreimiento, el no saber estar, o el no saber respetar.

Dicen, que a nivel familiar el 90% de los problemas se generan por la noche y en la cocina.

Y estoy completamente de acuerdo. En mi casa y con mis hijos acaece una noche sí y otra también. A la hora de cenar, parece que estén en un restaurante donde todo se lo den hecho, donde todo se lo ponen a la mesa. Eso de preocuparse por comprar lo que se necesite y de cocinarlo, no va con ellos. Cuando están solos, no comen pan por no ir a comprarlo. A veces ya genera contrariedades el levantarse a buscar una botella de agua. El transcurso de la cena suele acontecer sin pena ni gloria si no se tocan determinados temas en la conversación. Pero, amigo, cuando llega el momento de recoger el “gamellón”, no veáis la que se monta. Que si yo quité la mesa ayer, que si yo el lunes… Y ya no os cuento a la hora de meter los cacharros en el fregaplatos, fijaos que no he dicho la palabra fregar. Entonces ya ni os cuento. Y como siempre para no crear más conflictos, a ¿qué no sabéis quién lo tiene que hacer?

Aclaro que mis dos hijos hace tiempo ya que se afeitan.
Quiero pensar que estos problemas no suceden cuando sólo se tiene uno o ninguno.
Otro día os comentaré lo del orden y la limpieza.

viernes, 29 de mayo de 2009

Arcos de San Juan de Duero


Además de la visita obligada a la exposición comentada de las Edades del Hombre de Soria, existen múltiples razones para darse un garveo por la ciudad, aprovechando ese fin de semana que no sabes que hacer. Una de ellas es poder disfrutar de los Arcos de San Juan de Duero.

Encontraremos un antiguo monasterio perteneciente en su día a la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Acre, del que sólo se conserva la iglesia y las arquerías del claustro. Se encuentra en la margen izquierda del Duero, antes de llegar al puente de piedra. La iglesia está consagrada a San Juan, y en la actualidad carece de culto.

Sus orígenes se remontan a mediados del siglo XIII. El claustro se sitúa al Sur de la iglesia y está formado por un cuadrilátero irregular, cuyos cuatro ángulos, son diferentes entre sí. Los hay románicos, con arcos de medio punto, otros en forma de cruz, otros entrelazados y otros con capiteles muy ornamentados.

No es mi intención cansarte dándote explicaciones. Es más bonito al natural. No te lo pierdas.

sábado, 23 de mayo de 2009

Cambios


¡Qué tiempos aquellos!
Del blanco y negro hemos pasado al color.
De esos pantalones llenos de pedazos, a la ropa adecuada para cada momentazo.
De esas “albarcas”, a los zapatitos de charol.
De ese negro riguroso, a ese bienvenido colorido.
Del peinado “ to patrás” a las permanentes lacadas, mechas y extensiones.
De la tez oscura y bien morena, moreno de albañil, sin necesidad de playa, a la super protegida cara con filtros donde los haya.
De los vestidos premamá desde el primer momento, a enseñar esa barriguita flotante hasta el último instante.
De la cara arrugada por las inclemencias del tiempo y la edad, a esa misma cara también arrugada pero tratada con esos mil potingues que no han servido para nada.
Del “machoman”, al machito rasuradito.
De la mujer doncella, a la más ligera ella.
De mejor donde haya para agarrar, a la anorexia andante.
De ir tapadita hasta las orejas, a enseñar ese tatuaje por encima de las cejas.
De esa ropa interior altera, a esos tangas “hilo bala”.
De educar en responsabilidad, a abortar sin edad.

Eran otros tiempos y otras circunstancias.

domingo, 17 de mayo de 2009

Amigos


Me sobran los dedos de las manos para contar mis amigos. Sí, he dicho amigos, no personas con las que tienes un determinado trato. Y es que eso de la amistad no es quedar con alguien periódicamente para tomar unas cervezas en la Plaza Herradores, va mucho más allá. Es ese afecto que compartimos. La amistad la debemos cultivar, si no puede pasar como lo que nos ha sucedido a los que aparecemos en la fotillo inicial, que tuvimos nuestro entente, pero el paso del tiempo enfrió esa relación de amistad que fue bonita mientras duró.
La verdadera amistad nos hace compartir todo aquello que llevamos dentro y en todo momento, no sólo en los momentos alegres y joviales. A veces conlleva esfuerzo y dedicación. A veces decepción. Sobrevaloramos a ese amigo, no queriendo ver ni sus propios defectos y después vienen los problemas. Somos capaces de darlo todo, sin escatimar esfuerzos y en muchas ocasiones no encontramos nada a cambio. Nos responden de una manera que no esperábamos y el egoismo hace acto de presencia.

Trato incluso de no ser amigo ni de mis hijos. En el momento que los tienes que reprender, educar, enseñar, corregir, abroncar y poner los puntos sobre las íes, no se puede ser amigo de ellos. Y eso no quiere decir que no los quieras, los adoras pero a la vez les exiges, te preocupas por ellos en todo momento, sus problemas son mis problemas, sus preocupaciones me quitan el sueño, sus logros son mis logros, pero no quiero ser su amigo. Ser su amigo implicaría no ver la realidad. Ser su amigo me haría observar sus actitudes de manera distinta, subjetiva. Perdería esa libertad que tengo a la hora de tratar de ser yo mismo y no sería feliz. Sería víctima de mis propias emociones y esclavo de sus propias actuaciones. Mis hijos no dejarían de ser unos egoistas más.

Me replanteo una ficticia situación en época de crisis, si necesitara pedir una cantidad determinada de dinero para una necesidad acuciante, ¿con cuánta gente podría contar?. Plantearos vosotros este mismo interrogante y tratar de darle respuesta. Ya me contaréis.

lunes, 11 de mayo de 2009

Escribiendo


Que complicado resulta a veces escribir. Es como si estuviera de huelga. De vacaciones. Comienzas y acabas. Vuelves a iniciarlo. Vuelves a terminarlo. Por mucho que lo intentas, marras. Es mejor dejarlo para otro momento. Desistir. Esperar. Abandonar. Aparecen unas ideas perdidas. Tratas de darles forma, pero vuelves a fracasar. Se están riendo desde el más acá. Esperan el momento preciso para acabar con su juego. Las muy puñeteras, alocadas, viajan sin cesar. Corretean. Se ocultan en los pliegues más recónditos de mi cerebro y vuelven a aparecer. Menos mal que pronto, con esa frenética actividad, llegan a la extenuación. Paciencia. Y de pronto todo vuelve a la normalidad. Las castigaré. El látigo de la indifencia oprimirá sus posaderas y así, seguro que la próxima vez, llenas de juicio, sabrán hasta dónde pueden llegar. No volverán a incumplir sus promesas y juntos, seremos capaces de trasmitir todo eso que nos invade. Nuestra inspiración nos iluminará y Caliope, la más bella, me contará al oído, con esa vocecilla tan dulce, todo ese repertorio, aquello que he de relatar.

martes, 5 de mayo de 2009

Las edades del Hombre


La exposición de las Edades del Hombre se inaugurará el día 12 de Mayo en Soria y se podrá visitar hasta Diciembre. A pesar de que no llega en su mejor momento por el tema de la crisis, es una buena excusa para visitar la tierra de los poetas. Desgraciadamente no se han emprendido grandes obras para adecentar la capital como las que se llevaron a cabo en el Burgo de Osma allá por 1997, pero ya de por sí, Soria capital bien merece al menos un fin de semana.

Llevará como título el de Paisaje Interior, y acogerá en total 180 obras procedentes de todas las diócesis. La muestra mostrará también algunas de las obras más representativas de arte románico de la península, entre ellas los frescos de las ermitas de San Miguel (en Gormaz) y de San Baudelio (en Casillas de Berlanga), considerada como “la Capilla Sixtina de la pintura mozárabe“.

martes, 28 de abril de 2009

Tunante


Sufres. Sufro porque sufres. Es la vida. Hoy alegría. Mañana tristeza. Ilusiones. Decepciones. Paciencia.
La herida cicatrizará. Seguro.
Esa cortina desaparecerá. Piensa. La luz del orto te iluminará.
Sopesa. Decide. Acierta.

sábado, 25 de abril de 2009

La vida y la muerte


Leyendo una entrevista hecha a Xavier Gómez-Batiste, médico que se encarga de las unidades que ayudan a estar en paz al final de la vida, a uno se le queda el cuerpo de aquella manera. Comenta como nadie quiere ir a estas unidades, pero todo el mundo está muy contento de que haya alguien que se ocupe de cómo transcurrirán los últimos días, semanas o meses de su vida.
Su objetivo es que el enfermo pueda morir en paz. Y es que queramos o no, la muerte de cada uno comienza con la alegría de nuestro propio nacimiento. De nada nos sirve esconder ese sufrimiento, ya que nos causa más sufrimiento todavía.
Ocultamos la muerte. Pienso que cuando asistimos al entierro de alguien, todos estamos muy tristes, pero no sólo por la persona finada, sino porque dentro de ese ataúd nos vemos también a nosotros mismos, nos está recordando que tarde o temprano también pasaremos por ese trance, pero de máximos protagonistas.

Ya desde muy pequeños omitimos esta realidad, a los niños no les dejamos asistir a un funeral, y hoy en día, con lo enmascarado que tenemos el sufrimiento se les hace difícil comprender que alguien nos ha dejado para siempre.
Recuerdo como antes en los pueblos se estaba más familiarizado con el tema, veíamos como se moría los animales, yo todavía tengo en mi retina la muerte del caballo del tio Leopoldo de mi pueblo, y como, arrastrándolo lo llevaron a un cerro para que fuera festín de los buitres, de vez en cuando veíamos también ovejas, tiernos corderillos o perros. Y cuando llegaba la matanza, el cochino, que éste no se moría, lo matábamos para poder comer todo el año, y pobre si no le llegaba su San Martín, por cierto a mi me gustaba tirarle del rabo cuando lo tenían sobre el banco para sacrificarlo, su muerte era nuestra vida, era un día de fiesta que unía a la familia, allí todos ayudábamos.

No olvido, tampoco, el fallecimiento de alguno de mis abuelos, de compañeros, de otros niños, recordad que antes las familias tenían muchos hijos y rara era la que no perdía alguno de sus miembros muy jóvenes, era la sabía naturaleza la que siempre se encargaba de hacer su selección.
Como os decía estábamos familiarizados con ella, era algo rutinario.

Hoy conozco a gente que menosprecia incluso a aquellas personas que su trabajo tiene una relación directa con el tema. He visto como un enterrador tenía problemas para buscar compañero a la hora de echar la partidilla de guiñote en el bar Siglo XX, he oído como a alguien que trabajaba de ayudante de forense era “el funesto”, y así podría relataros más casos.

Os acordáis del luto, era un consuelo colectivo, cuando nos encontrábamos a alguien con una corbata negra, siempre le preguntábamos cuál era el motivo, y ese detalle le servía para que nos lo explicara y recibiera el pésame, compartía esa falta, y ese compartir para esa persona era necesario. A veces se llevaba durante años, ese color negro que te ponía la carne de gallina. Ahora el luto ha desaparecido, dicen los especialistas que no es bueno , que era un mecanismo que nos ayudaba a superar el mal trago. Ahora la muerte se escode. Tampoco soy partidario de que a veces con la muerte de una persona también moría la esposa o el esposo, de por vida. He leído que hay asociaciones que están intentando recuperar el luto, no nos extrañemos si inventan algún sistema, como un determinado pin.


Dicen los entendidos que es una parte de la vida, que es algo natural, que morimos, lógicamente, porque estamos vivos, y que la muerte es una enfermedad de trasmisión sexual.

A pesar de todo lo comentado espero que la muerte nos respete. Salud.

viernes, 17 de abril de 2009

Tratando de formar personas



Tengo alumnos y alumnas de diferentes nacionalidades. Los hay que son de Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Brasil, Argentina, Filipinas, China, Italia, Rumanía, Marruecos o Pakistán. También hay alguno de aquí, los menos.
Desde hace unos años, con el tema de la globalización y el movimiento migratorio, se ha incrementado el número de chavales extranjeros que forman parte de nuestro sistema educativo.
Nos encontramos de todo, algunos nos enriquecen y otros nos entorpecen.
Lo que sí he notado, es que por mucho que queramos educar en determinados valores, nos es muy difícil el conseguir determinados resultados. Por ejemplo, por mucho trabajemos en la igualdad de las personas, sin discriminación ni de sexo, ni de origen, ni de raza…, si las familias no nos ayudan con su colaboración, ardua se nos presenta la faena.

Ayer, sin ir más lejos, en una de esas conversaciones informales que surgen en las entradas o salidas de las clases y hablando con una niña pakistaní que ya tiene sus 12 añitos, me quedé bastante asombrado al oír su predisposición a dar como bueno todo aquello por lo que nosotros estamos luchando cada día.
Para ella, el que las mujeres no puedan trabajar fuera de casa, es algo normal, tiene muy claro que su función en la vida será el de concebir hijos y tener la comida hecha para cuando venga ese marido que seguro no ha elegido. Y además me comenta que "en su país", por que ella a pesar de estar ya con nosotros desde hace más de tres años, sigue estando en su país, la gente se separa menos, el divorcio apenas se da. Y cuando le pregunto que qué es lo que hace una mujer cuando la deja el marido, ella, muy tranquila me responde, que qué es lo que va a hacer, pues irse otra vez con sus padres y sus hermanos.
Toqué con cuidado el tema de los velos y las caras tapadas y claro ella también tenía muy clara su visión con respecto al tema, llevan la cara tapada, porque “en su país” hay hombres muy malos que se pueden fijar en ellas y les pueden hacer daño. Lo malo es que aquí también los debe de haber.

Como veis por mucho que tratemos de educar, ya se encargan otros, incluído no sé qué libro, de hacer todo lo contrario.

sábado, 11 de abril de 2009

Soria casi blanca


Nunca hubiera pensado que unas minivaciones como las de Semana Santa en Soria dieran para tanto. Hemos pasado calor del bueno sentados en un banco de la Dehesa. Hemos paseado sin abrigo por esa pradera de Valonsadero. Hemos recorrido parajes, como los de San Saturio, llegando al Viaducto, que por muy frecuentados, nunca pierden su encanto. Hemos sentido el cierzo en los cuatro Vientos, observando esas vistas maravillosas de Soria desde el Mirón. Ha llovido sin piedad. Me he dejado nevar adrede y hoy hace un frío que pela. Y espera que todavía nos quedan tres días…
¿Alguien da más en tan poco tiempo?

miércoles, 8 de abril de 2009

Semana Santa


¿Religiosidad, fe, recogimiento, sentimiento, penitencia, o tradicción, rito, folklore, alegría, bullicio, descanso, vacaciones y limonada y torrijas?

domingo, 5 de abril de 2009

El caballito de Soria




Últimamente se ha puesto de moda el colocar en la trasera de los coches determinados dibujos o figuras que se identifican con algo más. Así, si vemos un toro, todos sabemos que quien conduce se siente español por encima de toda duda, si vemos un burro, estamos hablando de un catalán de pura cepa, si lleva una cabra, por lo menos es de Fuerteventura…, y así podríamos ir identificando el origen y el gusto de quien conduce, incluso hoy, que ya han desaparecido las letras identificativas en las matrículas de los vehículos.

Pues bien, cuando veáis un caballito, como el de la ilustración de arriba, se sabe que el que conduce o bien es de Soria, como yo, o bien está muy vinculado a esta tierra, como yo también.

El caballito de Soria, además de ser el símbolo que ha utilizado una famosa joyería soriana para una de sus colecciones es símbolo de la productora Numancia, la que se encarga de la serie “En tiempos revueltos”, emitida actualmente.

La primera manifestación de esta figurilla apareció en las excavaciones realizadas en la ciudad celtibérica de Numancia, que se encuentra a tan solo 7 kilómetros de Soria. Allí encontraron una fíbula, una especie de hebilla de bronce, que representaba a la deidad de Hipona, el dios celtíbero de los caballos. Además este símbolo también se encontró en numerosas vasijas y utensilios que utilizó este pueblo.

Lo llevo colocado en mi coche. Soy uno más de los que lo identificamos como algo muy nuestro. Me hace sentirme un poco más cerca de mis orígenes cuando me encuentro, que es donde vivo, por esta preciosa tierra de acogida que es Cataluña.

Cuando veáis a un coche con este distintivo, ya sabéis que puedo ser yo.

sábado, 28 de marzo de 2009

Prediciones


Añoro tiempos pasados donde quedaba algo a la improvisación, al qué pasará ahora, al con que me encontraré.
Todo ha avanzado a un ritmo espectacular. No hace demasiados años, cuando esperabas una criatura, se vivía con la incertidumbre de si sería niño o niña, hasta que no le veías las orejas, no sabías si le tenías que poner los patucos rosas o azules, ahora, incluso puedes elegir el sexo y la cantidad antes de concevirlo. Qué aburrimiento.

Con la climatología pasa algo parecido, con tanto satélite ya casi no se equivocan con las previsiones, y por eso, este fin de semana que queríamos hacer una buena barbacoa y calçots, pues nada, a suspenderla, con lo bonito que hubiera sido empezar la faena con sol y acabarla con paraguas. Recuerdo, incluso mucho antes que Mariano Medina fuera el rey de los partes, como mi padre y otros hombres de mi pueblo predecían casi sin error el tiempo que haría al día siguiente, sólo observando el cielo y las puestas de sol. Dependiendo de si había marañas o no, se sabía si el día siguiente sería un buen día de trilla, o mirando la luna si había que proteger a los tomates del huerto de la helada que caería. Lógicamente existía el margen de error y ahí estaba la gracia. Hoy todo eso se ha roto. Qué aburrimiento.

Y no te cuento si hablamos de la programación de televisión. Era una aventura el colocarte cada noche delante de ella. Recuerdo que la primera que compraron en casa era una Fercu, en blanco y negro, para más señas. Sólo se sabía el día que ponían Estudio 1, que tanto le gustaba a mi madre. Cenando te encontrabas con sorpresas y eso que sólo había dos cadenas. Hoy con tantas, ya se sabe que nos podemos ir a la cama a las diez o tragarnos los donde estas corazón, los supervivientes de turno o lo que es peor todavía, los grandes hermanos o la noria. Soy consciente también de que si proliferan es por que tienen audiencia. A ver si alguna noche alguna cadena contraprograma y nos sorprende con una buena peli, de lo contrario, cuando miras la penúltima página del periódico de turno, ya sabes que te espera otra noche aciaga. Qué aburrimiento.

Por cierto son casi las diez de la mañana de este sábado de Abril, he mirado por la ventana y está lloviendo. Qué aburrimiento.

domingo, 15 de marzo de 2009

En chichotas


Había dormido mal. Ya llevaba meses que le costaba conciliar el sueño. Y además se despertaba cada dos por tres. Ya desde muy joven meditaba antes de dormir. Pasaba revista a lo vivido. A veces se conformaba con el día a día. A veces rebobinaba hasta el infinito. Por el escaparate de su mente iban pasado diferentes personajes y situaciones que llenaban a rebosar toda la memoria virtual de su disco duro, y claro, dormía fatal.

Pensaba en su niñez. Le parecía mentira que algo tan lejano estuviese tan próximo. Se acordaba de sus primeras idas y venidas a la escuela. Era pequeña y destartalada, pero podía revivir con todo detalle aquella habitación el el primer piso, con unas mesitas colocadas una detrás de otra. Eran pocos niños. Escribían sus primeras letras en la pizarra, con el pizarrín. Después todo cambió, en la ciudad las clases eran grandiosas. Se sentía tan rodeado de compañeros que añoraba lo pasado. Todo iba muy rápido. Los domingos casi siempre estaba de mal humor. Eran víspera del fatidíco lunes. Siempre había sido un gran problema ir al cole sin haber estudiado lo suficiente. Le preguntaban casi cada día la lección. Y recordaba ese ir y venir de sotanas. Esas tardes enclaustrado en la habitación haciendo como que estudiaba. Así todo funcionaba mejor. A veces le rondaban por la cabeza aquellos caballeros de la triste figura, que con sus insultos y prepotencia hacían que todo aquello fuera más difícil todavía. Eran los más fuertes. Eran los más cabrones. Y a quién se quejaba?. A él mismo.

Pensaba en su adolescencia. Llegó casi sin preguntar. Y casi sin despedirse se fue alejando para dejar un mar de dudas. Se acuerda de esos granos que poblaban todo su territorio. Se acuerda de esa cazadora vaquera y esos pantalones de campana. Se acuerda de sus primeras novietas. O al menos eso pensaba que eran. Luego significaban muy poco en su vida. Igual que llegaban desaparecían. Jamás hubiera pensado lo complicado que era un proyecto de mujer. Hasta que topó con una, real, de carne y hueso, y llegó a la conclusión que el entenderla era todavía más complicado. Pero como a todo te haces, se acostumbró muy rápido a esos paseos por el Soto Playa. Por la falda del Castillo. Por el Collado. Por el alto de la Dehesa. A esos bailes en la discoteca Alameda, entonces ya sonaba el "pero sigo siendo el rey" y "están clavadas dos cruces en el monte del olvido". A esos primeros contactos, a esos primero roces que electrificaban todo su ser. Le costaba separarse de ella. Había sufrido como casi todos el poder amagado que ella tenía. No sabía porqué, pero estaba a su merced. Y así le fue. Ahora se daba cuenta de todo. Había luchado contra alguien bien armada, totalmente desarmado. Era como enfrentar a alguien con armadura medieval contra alguien, desnudo, en chichotas. Él era el que estaba en chichotas. No sabía la razón pero todo aquello le gustaba. Esperaba y esperaba, mirando el reloj cada tarde, para ver cuando esa manecilla más corta marcaba las seis. Y el banco Bilbao empezaba a tomar protagonismo.

Ya ha transcurrido mucha vida. Años y años. Años y años de compartirlo todo, lo uno y lo otro. Los hijos y sus problemas. Los hijos y sus preocupaciones. Los hijos y ese vivir sin vivir. Los hijos y sus desvelos. Los hijos y su falta de… . Los hijos y sus satisfaciones.

Y hoy, después de tantos años de convivencia, de haberlo compartido todo, de haber notado juntos el paso de la apisonadora del tiempo, todavía se mira al espejo y se ve desnudo, desvalido, en chichotas, cual gurriato, recien salido del huevo. En manos, afortunadamente, de ella.

sábado, 7 de marzo de 2009

Amistades


Ya no le miro como antes. Ahora trato de evitarlo. Si no me queda más remedio, le dirijo una mirada de soslayo, con el rabillo del ojo. Antes nuestra relación era profunda. Sólo con un guiño cómplice nos entendíamos. Sabíamos todo el uno del otro. Una simple sonrisa nos delataba. Nos conocíamos tanto ya, que ese gesto, esa mueca era suficiente. No pasábamos muchos ratos juntos y eso hacía que todavía nos deseáramos más.
Desgraciadamente todo ha cambiado. Ya no le necesito tanto. Puedo pasar horas y hasta días sin mirarle a la cara directamente. Pienso que desde que he comenzado el régimen, esta jodida dieta que me está matando, ya no le necesito. Ahora me afeito, me lavo la cara y me peino sin mirarle. Creo que he perdido un amigo.

Espero recuperarlo en breve como ya he hecho con la báscula. Antes llegué hasta a odiarla. Sólo era rozarla, y la muy zorra, se ponía tan nerviosa que subía y subía sin control su coqueta agujilla roja. Estoy seguro que lo hacía por celos, por fastidiarme. Ahora ya casi hemos hecho las paces. Para que no vuelva a las andadas, de vez en cuando la acaricio y le dedico unos minutos, no cada día, que sería acostumbrarla mal. Procuro estar con ella, sin que se entere mi mujer, por lo menos una vez a la semana. Me gusta colocarme yo siempre encima, para que se sienta protagonista y no me vuelva a ser infiel.
La puedo considerar ya como una amiga casi recuperada.

La que no me perdonará nunca es la Pura. No hace mucho me la encontré por el Collado y después del saludo correspondiente y los besos de rigor no se le ocurrió otra cosa que decirme:
-¡Jolines majo, cómo te has puesto de gordo!.
Me quedé mirándole. Se quedó mirándome. Y pensé:
-¿Porqué ella es tan sincera y yo tan educado?.
Y sin pensarlo dos veces le contesté:
-Pues yo a ti te veo cada día más vieja, con más arrugas que nunca. Se ve que el tiempo no pasa en valde y está haciendo estragos. Cuídate Pura.
Y lo peor es que era verdad.
Dio media vuelta y todavía estoy esperando a que me diga adiós.

Otra amistad perdida.

Espero que ésta sea ya última.

sábado, 28 de febrero de 2009

Malos tiempos


Tiempos de incertidumbre,
tiempos de caridad,
tiempos de pensamientos,
tiempos de mucha maldad.

Somos muchos y distintos,
somos más de aquí y allá,
somos todos y ninguno,
y nos hemos de aguantar.

Difícil por trabajar,
difícil por congeniar,
difícil me lo rondáis,
difícil la vida está.

El político presume
de la palabra ignorar,
cuando está en boca de todos,
es la crisis, sin piedad.

Malos tiempos se avecinan,
y sin poderlo evitar,
por mucho que no queramos
tendremos sin compasión,
sin tardanza, ni bonanza,
el cinturón apretar.

domingo, 22 de febrero de 2009

Carnaval


No me gusta demasiado disfrazarme. Sólo lo hago por necesidades del guión.

domingo, 15 de febrero de 2009

Desvelos


Soñaba que le querías,
imaginándote allí,
tu mirada y tu sonrisa
tus caricias,
tu manera de decir
ese te quiero, cariño,
ese mi amor para ti.

Cada noche al despertar,
desengañado volvía
a sentir en soledad
ese tremendo deseo
de que por fin,
sin amarle,
no volviera a dormir más.

El tiempo iba pasando,
decepcionado pensó,
que era hora de decirle
y confesarle su amor.

Le sobraba ensoñación
le faltaba desparpajo,
le sobraban años ya
para tenerla en sus brazos.

domingo, 8 de febrero de 2009

Escuela


Estudié en Escolapios. Quería que mis padres me matricularan en el Instituto Antonio Machado, "el Insti", pero no hubo manera. Eran de los que pensaban que al ser privado y de curas con sotana y fajín estaríamos más controlados, estudiaríamos más, saldríamos mejor formados y llegaríamos más lejos. La experiencia posterior me dice que en una gran mayoría de los casos no depende sólo de la escuela en sí, sino del profe que te toque.

Por entonces la escuela era competitiva, a veces demasiado competitiva, fiel reflejo de la sociedad, ahora la sociedad sigue siendo más competitiva aún, pero la escuela ha cambiado.
En la actualidad con tanta Adaptación Curricular, Atención a la Diversidad, Competencias Básicas, Práctica Reflexiva i tantos Criterios de Evaluación y Nuevas Tecnologías, la cosa si tenemos en cuenta los resultados no funciona.

Recuerdo aquellos corros que hacíamos en clase sobre todo de Lengua donde los que más rendían y los más rápidos ocupaban los primeros puestos, y no veas lo que estudíabamos los demás para no acabar de los cinco últimos, ello llevaba el quedarte castigado sin patio. Las notas al ser numéricas no te llevaban a engaño, un cuatro era un suspenso y un ocho era un notable. Se nos exigía, era la escuela, era la familia y era la sociedad y a pesar de todo nadie hemos quedado marcados con ningún trauma.

Hoy la escuela es un Edén, porque lo quieren los padres y lo quiere la sociedad. Se toman las cosas con tranquilidad, a veces con demasiada tranquilidad, lo que no se aprenda este curso, ya se aprenderá el que viene, que prime la vagancia y la dejadez por encima del esfuerzo y del estudio, la confianza en demasía con respecto al profesor por encima del respeto. y si hablamos de la consideración que le tienen al maestro/a las familias , ya ni os cuento. Todo nuestro trabajo siempre es cuestionado.

Ni tanto como antes, ni tan calvo como ahora.

domingo, 1 de febrero de 2009

Bares


No solamente cambiamos las personas, el paso del tiempo lo cambia todo, desde las grandes ciudades a ese pueblecito diminuto y perdido en lo más recóndito.
En Soria también se han producido cambios, en algunos aspectos se ha modernizado la ciudad, desde hace un año tenemos hasta líneas regulares de autobuses urbanos, en otros aspectos como en la conservación del casco antiguo también ha habido cambios pero negativos, ahora es una zona apática y destartalada.

Han evolucionado hasta los bares y las zonas de alterne. Aquí desde siempre se ha alternado mucho. Es en los bares donde nos encontramos, adulamos y criticamos, charlamos, mentimos, bebemos y nos protegemos de las inclemencias del tiempo, y es tanto lo que se visitan que las esquelas que anuncian a los que nos dejan además de en las puertas de las iglesias se colocaban también en los bares.

Recuerdo la tasca del Mandarria, que frecuentábamos los viernes por la tarde de bajada al merendero del Augusto, allí alquilábamos una barquichuela y remábamos contracorriente hasta los rápidos, más arriba de la fábrica de harinas, regresábamos con callos en las manos, recogíamos el carnet de identidad que habíamos dejado como prenda por si no devolvíamos la barca y, a la Alegría del Puente, creo recordar que era un bar regentado por el Pepe, allí podíamos deleitarnos mirando decenas de banderines de las peñas sanjuaneras, como algunos eran muy antiguos revivías sin querer andanzas de ligues impetuosos.

También nos perdíamos por el Tubo, merendábamos esas patatas bravas del Caribe, qué buenas, no las he comido tan apetitosas en mi vida, allí rodeado de barcos, piratas y bellas damas representadas en las paredes del local, enfrente la salmuerita que te ponía el Benja en el Brasil, ya en la plazoleta, nuestras raciones de sepia y champi, joer cómo manejaba la plancha el Rafa, y nuestras chácharas con el Angel el Alpargatero, en el Iruña, después se fue a la terraza del Orejas y ya no era lo mismo.
No me olvido de los ratos que pasaba sentado en el Argentino, mirando y pasando revista a la población desde sus amplias cristaleras. Ahora lo hago desde la Zeus.

Otros lugares que eran de obligada visita, el Ruiz, recuerdo que cuando ganaba el Atleti encendían una bombilla rojiblanca pintada a mano, y si lo hacía el Madrid una blanca. Allí había gresca futbolística hasta cuando estaban los camareros solos. Enfrente, en la misma calle Ferial, el Rangil, haciendo esquina, buenas jaranas estudiantiles, ¿Te acuerdas, Poche?.

Qué pena que todo sea ya recuerdo. Ah, y si queríamos unas cabecillas asadas, pues al Ventorrillo.

En la Plaza Herradores destacaba el Apolonia, lleno sobretodo los jueves con todos los que venían de los pueblos al mercado, por los boinas negras los conocíamos cariñosamente. Se repartían entre el Apolonia, el Regio y el Torcuato, a veces era tal el tapón qre se creaba con sus corrillos que no se podía ni pasar por el Collado, allí en plena calle se hablaba de cochinos, ovejas, corderillos y cabras, del precio del trigo, del nitrato y del abono, de a cuantas simientes había dado la última cosecha, en este tema siempre se mentían unos a otros, siempre había sido mala, aún cuando habían llenado a revosar sus graneros. Allí hacían también sus tratos acelerados por esos chatillos de vino peleón y cerrados siempre con un buen apretón de manos, por aquella época los notarios lo tenían crudo.

Pero si hablamos de vino, de vinillo peleón, al Lázaro, en pleno Collado, todavía está como entonces, lo único que cambia es que antes lo regentaba el padre y ahora lo regenta el hijo. Cuando voy suelo pedir un cariñena, no sé los grados que tiene pero pega, por eso se suele acompañar con unas pírricas banderillas de pepinillo con anchoa o ese jamón de mono, que no es otra cosa que una minibandeja con unos cuantos cacahueses, pero eso sí a precio de jamón serrano, a pesar de todo me gusta entrar, tiene su encanto.

Qué pena que hoy muchos sean ya recuerdo, han desaparecido y han sido sustituídos por otros locales con nombre pero anónimos, con camareros pero desatendidos, con mucha gente pero que a veces te hacen sentir solo.

miércoles, 21 de enero de 2009

El Gallarón


Soria es una ciudad pequeña. Nos conocemos todos y más si somos de generaciones próximas. A lo largo del tiempo ha habido personajes que han alcanzado una fama local ya sea por sus características físicas o por su forma de ser. Hoy me quiero ocupar del Gallarón. Es un casta, en mi tierra a estos personajes se les llama castas.
El Gallarón frecuentaba un bar que tiene el mismo nombre, subiendo del puente del río Duero por el margen derecho, un poquito más arriba que la Concatedral de San Pedro. Yo no he sido una de las personas que más haya frecuentado su garito. Recuerdo algún lunes Las Bailas el haber tomado unas cervezas a la bajada a San Polo acompañando a los del Común.

Pues bien, El Gallarón, Félix Esteban, para más señas es manco, como lo fue Cervantes. Ha llegado a tanto su popularidad que en las celebraciones familiares cuando el niño pequeño comienza a comer de aquello que le gusta alargando la mano con el tenedor, antes de que todo el mundo se haya sentado en la mesa, no es difícil de escuchar, como se lo oí a mi hermana Raquel, aquello de " David- mi sobrino se llama David- espera a que todo el mundo se siente en la mesa y comience, que te dejo como al Gallarón".

Es un personaje singular, ha sido recientemente jurado de la Cuadrilla de su barrio en las fiestas de San Juan, y no es difícil verlo pasear un día más o menos festivo ataviado con su luenga capa negra.

Estas navidades dando una vuelta por el Collado, acompañado por mi amigo el Chenel nos lo encontramos, y cuando el maestro Chenel, dirigiéndose a mí, comenta, que había sido un buen torero, a él no se le ocurrió otra contestación que decirnos " sí, estaba muy a gusto con el novillo, le estaba dando unos buenos pases pero al cambiarme de mano la muleta me cogió, desde entonces no he vuelto a torear". ¡Cómo no le iba a enganchar si era manco...!

Otro día os hablaré del pelo de Vicen Vila.

domingo, 11 de enero de 2009

Año nuevo...


Son y somos muchos los que cuando comienza una nueva etapa nos hacemos unas promesas que muchas veces incumplimos. Una cosa es pensar en lo que quiero hacer y otra muy diferente es hacerla.
Que si dejaré de ..., que si adelgazaré, que si me apuntaré a..., que si...
Después los días van pasando y no encontramos el momento.

No desesperéis, me uno a vosotros. No descarto el ponerme a dieta, pero ahora no es el momento.

Saludos y fuerza. Ya os contaré.