sábado, 20 de septiembre de 2008

Martes con mi viejo profesor



Son muy pocos los libros que una vez leídos vuelves de nuevo a releerlos. Éste ha sido uno de ellos.
Cayó en mis manos por casualidad, su formato de libro de bolsillo, con poco más de doscientas páginas, no invitaba demasiado a la lectura, pero nada más abrirlo ya sabía que poco a poco me estaba enganchando y que me lo acabaría en un plis-plas.
Nos relata los encuentros entre un periodista, cansado ya de su profesión, y un antiguo profesor, aquejado de una enfermedad degenerativa que poco a poco le va consumiendo la vida y va haciendo que sea día a día un poco más dependiente de los demás.
Cada martes es un día especial, cada martes el periodista Mitch, recorre más de mil kilómetros para estar con su maestro, Morrie, para notar su presencia, para escucharle, para aprender de su experiencia y para disfrutar de su presencia.
Van tocando determinados temas que a priori son aquellos con los que estamos más familiarizados y aquellos de los que nos sentimos atraídos en cada momento.

Hablan del amor:

El amor es cuando te preocupas tanto de la situación de otra persona como de la tuya propia.

Lo más importante de la vida es aprender a dar amor y a dejarlo entrar.

Sin amor somos pájaros con las alas cortadas.

Abrazan las cosas materiales y esperan que éstas les devuelvan el abrazo.


De la familia:

Si no tienes el apoyo, el amor, el cariño y la dedicación que te ofrece tu familia, no tienes gran cosa.

De la vejez:

Es imposible que los viejos no envidiemos a los jóvenes. Pero la cuestión es aceptar quien eres y gozar de ello.

Tenemos miedo a la vejez, toda esa importancia que se le da a la vejez, no me la trago. Sé lo triste que es ser joven. Tienen penalidades, luchas, sentimientos de ineptitud, sensación de que la vida es desgraciada. Los jóvenes no son sabios, tienen un entendimiento muy limitado.

Si te quedaras con 22 años, serías tan ignorante como cuando tenías 22.

El que dice que le hubiera gustado volver a ser joven, en conclusión, vidas insatisfechas que no han encontrado sentido, porque si has encontrado sentido en tu vida, no quieres volver atrás, quieres ver más, hacer más.


Me encanta ser un viejo sabio cuando es adecuado ser un viejo sabio, pienso todo lo que puedo ser y tengo todos las edades, hasta la mía ¿lo entiendes?.

Del dinero:

Para nuestra sociedad: poseer cosas es bueno, poseer dinero es bueno, más bienes es bueno, comercialismo es bueno, más es bueno. Lo repetimos una y otra vez, hasta que nadie se molesta siquiera en pensar lo contrario.

No necesitas el último coche deportivo, no necesitas la casa más grande, ofrecer a los demás lo que puedes dar, no me refiero al dinero, me refiero al tiempo que aportas a los demás. Dedícate a amar a los demás, a la comunicación, dedícate a crear algo que te aporte algún sentido.

Las cosas a las que dedicas tanto tiempo, todo ese trabajo que hacer, podrían parecerte menos importantes. Podrías tener que hacer sitio a cosas más espirituales

Depositamos nuestros valores en cosas equivocadas, eso nos conduce a vidas desilusionados.


Del matrimonio:

Matrimonio, trabajo en equipo, sólo necesitan una mirada callada para comprender lo que pensaba el otro. No hay regla fija que pueda determinar el matrimonio.

No saben lo que quieren de un compañero. No saben quienes son ellos mismos, y así ¿cómo van a saber con quien se casan?.


Del perdón:

Perdónate a ti mismo y perdona a los demás.

De los hijos:

Si quieres tener experiencia de ser completamente responsable de otro ser humano y aprender a amar y establecer lazos de la manera más profunda, debes tener hijos.

No interrumpáis vuestras vidas, esta enfermedad nos habría estropeado la vida a los tres en vez de a uno.


De la muerte:

Cuando aprendes a morir, aprendes a vivir. Enfrentarte a la muerte lo cambia todo, te quitas de encima todas las tonterías y te centras en lo esencial. Si aceptas que puedes morirte en cualquier momento entonces no serías tan ambicioso como eres.

Esta cultura no te anima a pensar en ciertos temas hasta que estas a punto de morirte estamos absortos en temas egocéntricos, nuestra profesión, familia, dinero, hipotecas...Estamos muy ocupados con muchos actos pequeños que sólo sirven para salir adelante.


Todo el mundo sabe que se va a morir pero nadie se lo cree, si nos lo creyéramos haríamos las cosas de otra manera.

Nos muestra con muy pocas palabras todo aquello que nos hace no ser nosotros mismos. Con su lectura se nos llega incluso a abrir el corazón y a pensar en sentimientos que los avatares diarios se encargan de dejarlos en lo más profundo de nuestro recuerdo. Nos enseña a vivir y también a sabernos enfrentar a la muerte, que no es poco.

11 comentarios:

Ligia dijo...

Me encantó ese libro cuando lo leí, y también me dejó una ternura en el corazón y muchas reflexiones en la cabeza. Es realmente un buen libro. Abrazos

Diamantina dijo...

Gracias por resumirlo porque probablemente no lo consiga por aquí.

"Todo el mundo sabe que se va a morir pero nadie se lo cree, si nos lo creyéramos haríamos las cosas de otra manera". Estoy de acuerdo.

Salud♥s

Graciela dijo...

Mi querido amigo, gracias por transcribir estos pasajes para nosotros, lo he bebido placenteramente y te digo son para guardarlos y leerlos cada tanto, pero creo que veré si encuentro el libro aqui para tenerlo, te mando un abrazote muyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy grande!!! Feliz domingo!

DianNa_ dijo...

Me has enganchado a tu crítica sobre el libro, lo intentaré conseguir.

Con tu permiso doy un paseo por tu blog .

Saludos

Fugaz dijo...

Me gusta mucho leer, ahora leyendo el comentario y el resumen que nos has dejado, tomo nota de libro y autor e iré en su busca.

Gracias.

angela dijo...

Javier, he tomado nota del libro, me encantó, espero hacerme con él porque esos son los libros que como tú muy bien dices te gustan . Javier, me dices que setiembre ya te resulta pesado... y no me parece raro... la enseñanza se ha puesto insoportable...Yo la dejé hace un tiempo y ahora me dedico al mundo de la justicia que también tiene su aquel... pero no es tan corrosiva como la enseñanza.¿Sabes? la empezaron a empeorar desde la llegada del APA..y la LOSE ¿ no te parece?. Un abrazo y que tengas una semana propicia.Angela

Mari Carmen dijo...

No conocía este libro pero seguro que cuando lo lea me gustará tanto como a ti. Dice grandes verdades.

Un abrazo

K@ri.- dijo...

Javier: no conocia este libro y es cierto, son palabras para guardarlas y releerlas a menudo, gracias por compartirlo, bien vale la pena, voy a tratar de conseguir este libro... lo presentaste y lo mostraste mas que interesante.
un beso
k@ri.-

Mariposa_de_papel dijo...

No he tenido la oportunidad de leer ese libro, pero realmente me parece interesante lo que escribes al respecto, las frases fueron una verdadera delicia para el alma

Saludos!

José María dijo...

Hay muchos libros que nos dejan reflexiones en la cabeza cuando se leen o una vez leídos; la cuestión es si sacamos alguna conclusión de esas reflexiones y si las mantenemos vivas en la cabeza y las ponemos en práctica. ¿O tal vez sea simplemente dejarse llevar por las emociones que pueda suscitar la lectura?
Un abrazo, compañero.

María José dijo...

Hola Javier.
Sinceramente, es uno de los libros que leí hace tiempo, cuando empezaba con el acompañamiento a enfermos terminales y lo considero un libro muy especial.
La frase que entonces llamó mi atención con mayor intensidad: "aprende a morir y aprenderás a vivir".
Otra reflexión que me gustó fue cuando el sexto martes hablaron de emociones; Morrie dijo: "Aprende a desligarte. No te aferres a las cosas, porque todo es impermanente". Creo que no sólo alude a las cosas materiales, sino que ello implica asimismo vivir y reconocer las propias emociones, para poder desligarse de ellas cuando llegue el momento final. Si fuéramos más conscientes de la propia finitud, tendríamos muy en cuenta las sabias palabras del viejo profesor.
En cuanto al Amor y sobre cómo perdura, comulgo totalmente con lo que comenta acerca de que "es lo que te hace seguir vivo, aún después de que te hayas ido". En los duelos ante pérdidas de seres queridos, la principal herramienta para ir superándolos es centrarse en el Amor que dio y recibió quien murió. Es lo único que perdura realmente en los corazones de las personas.
Todo lo que citas del libro es muy interesante, y seguro que animará a más de un@ a leerlo. Os aseguro que vale la pena, tened la certeza de que no quedaréis indiferentes...

Una recomendación: "Morrie se´n va. Reflexions sobre la manera de viure mentre morim". Editorial Empúries. Lo escribió el "viejo profesor" del libro, es breve y contiene sus propias reflexiones acerca del Amor, la enfermedad y la Muerte, entre otros aspectos. (Desafortunadamente,por el momento sólo existe la traducción catalana. En inglés se llama "Letting go. Morrie in his own words").
Un abrazo.