sábado, 18 de octubre de 2008

Mi gran amiga


Cada sábado se levantaba nervioso. Madrugaba. En casa ya no quedaba nadie. Todos estaban en la faena. A los pocos minutos ya salía corriendo por las calles llenas de piedras del pueblecillo donde vivía. Subia al alto del Robedillo y sentado en una gran piedra esperaba. Normalmente no tardaba mucho en llegar. Era blanca, no muy grande y siempre destacaba sobre ese cielo añil. La nube casi se posaba a su lado y Andrés subía a ella como cada sábado desde hacía ya muchos meses. Se estiraba y se dejaba mecer. Enseguida se encontraba a unos metros del suelo y comenzaban a balancearse movidos por una brisilla agracedida.
Le gustaba observar su pueblo desde la altura. Desde allí veía a su abuelo que venía acarreando con su macho Bayo la mies para llevarla a la era. Cerca del nido de la cigüeña estaba su padre segando cebada, imprimía a la hoz un movimiento enérgico que ayudado por la zoqueta que llevaba en la otra mano, iba cortando y haciendo gabillitas. De vez en cuando miraba hacía la iglesia esperando a que la sombra que proyectaba una de sus paredes llegara a un rincón, sería ya la una y por tanto la hora de ir a comer.
Miró ahora a la derecha y allí en lavadero distinguió entre otras mujeres a su madre, peleándose con una sábanas zurcidas junto a una cría que era su hermana.
Cada sábado volaba y volaba. Un día se dejó llevar hasta la ciudad. Desde lo alto percibía a la gente pululando de aquí para allá, parecía que todos tenían mucha prisa. El cielo a su alrededor ya no era tan azul, había una especie de calícula que no le gustaba nada.
Otra mañana se elevaron tan alto que llegó a saludar al pastor de las estrellas.

Era feliz, el más feliz de la Tierra. Cuando acababa el viaje, la nube se acercaba de nuevo, casi rozando las alihagas y Andrés saltaba alegre al suelo. Le guiñaba el ojo como despedida y a esperar al sábado siguiente.

La semana se hizo muy larga y allí estaba de nuevo. Esperando y esperando. Su amiga la nube no vino. Se quedó triste, muy triste.
Y así un sábado y otro. Su amiga no apareció más.

Desde entonces Andrés no era el mismo, se sentía el niño más desgraciado del pueblo, le faltaba algo, le fataba su gran amiga. Cada día escrutaba el cielo, a veces le parecía verla allá en la lejanía, pero no era ella.

Una mañana cogió las pinturas y sobre un papel arrugado pintó la silueta de la nube, incluso le dio ese color tan difícil de definir, y cual fue su sorpresa que cuando alzando la vista al cielo, la encontró, allí estaba, en lo alto, quieta, mirándole, pensó que hasta le sonreía. Se dio cuenta entonces, que cuando deseas una cosa con toda la fuerza de tu corazón a veces hasta lo puedes conseguir.

Le guiñó un ojo, le devolvió la sonrisa y corrió y corrió hasta lo más alto del Robedillo.

8 comentarios:

Melba dijo...

Creo que Andrés hizo lo adecuado, resolver la carencia por la vía de la pintura. MUY BUENA IDEA.

BONITA HISTORIA.

Salud♥s

Ligia dijo...

Preciosa la historia, Javier. Sería una gozada poder montar en una nube e ir surcando el cielo para ver lo que sucede allá abajo. Y la nube de la imagen, perfecta. Abrazos

Fugaz dijo...

A veces los sueños no se hacen realidad, pero intentar retenerlos por el medio que nos resulte más a mano es lo mejor. Este niño aprendió a retener sus sueños, y supo viajar a través de ellos. Vio lugares que tal vez sabía que nunca vería y lo que es mejor, disfrutó de todos ellos.

Volver a la realidad no es fácil, pero hacerla más llevadera puede ser posible.

Me encantó tu historia Javier. Que tengas un buen fin de semana!

TOROSALVAJE dijo...

Que sonrisa me has dejado.

Una historia preciosa.

Saludos.

Manel dijo...

Hola Javier:
Despues de muchos dias no entrando en tu bloq , hoy me decidi a leer tus gratos comentarios.
Asi que ya tienes a aprtir de ahora un lector más de tus opiniones......y empezamos por decir que la historia, merece la pena leerla e imaginarla
Un abrazo
Salut
Manel

María José dijo...

Un buen amigo suele decir: "si crees en los sueños, ellos se crearán"... la historia que narras da Fe de ello.
Me ha gustado mucho como lo describes todo,las sensaciones y percepciones desde allí, lo que ve, y sobre todo la manera en que el pequeño Andrés muestra su añoranza y deseo de volver a estar junto a la nube (dibujándola y evocando su volumen y tacto sobre un papel arrugado, pintándola finalmente con ese color tan especial).
Los deseos, sobre todo si son Positivos y buenos, si se quieren con toda la fuerza del corazón, es posible realizarlos...sólo es necesario tener Fe (o recuperarla) y no dejar nunca de soñar, sencillamente, como cuando éramos niñ@s, porque dentro de nosotr@s habita la inocencia y la ternura de la infancia.
Por cierto... cuando las preocupaciones del trabajo te agobien, súbete a la nube...¡¡¡seguro que desde allí lo verás todo de otra manera!!!.
Un abrazo.

Mari Carmen dijo...

Sea una nube, sea cualquier otra cosa que nos ilusione, si esta no aparece, hay que buscar un sustituto, aunque sea a través de la pintura. Tierna historia, Javier :)

Un abrazo

José María dijo...

Con tesón, con constancia, podemos llegar a conseguir muchas cosas.
María José te da un buen consejo. Pero antes de subirte a esa nube, cuenta conmigo y luego, si es preciso vemos los resultados desde la nube.
Un abrazo.