martes, 29 de septiembre de 2009

Torrenillos



Si hay algo que me gusta de la gastronomía soriana son los torrenillos. Yo les llamo, como mucha gente de por aquí, torrenillos en lugar de torreznillos que según parece es como se deberían de llamar.

Ese salir de casa matutino y percibir el olorcillo que se nota cuando te aproximas a determinados bares de Soria hacen de ello una tentación irresistible. Hay mañanas que Soria huele a torreno.

Los que más me han llamado la atención siempre son los de la ventana del Mesón Castellano, en la plaza Mayor, pero sin duda los que me trinco con más ganas son los del Zafiro, cerquita de la barriada. No son tan sofisticados, en lugar de partirlos alargados lo hacen más en cuadradito, pero están de maravilla, ahora cuando os lo estoy describiendo de me está haciendo la boca agua, esa cortecita crujiente, ese magrito en su punto ya me hace salivar.
Sabéis que el torreno no es ni más ni menos que la panceta del cerdo frita, pero no de cualquier manera, se ha de hacer con tiempo y con mucho tiento, si queremos que estén en su punto. Algún día os explicaré mi secreto, ese que deja maravillados a mis amigos cuando nos juntamos allá por Torredembarra a celebrar la sorianada de cada año.
Pues bien, según he leído, la Asociación de Fabricantes de Torrezno de Soria, compuesta por doce empresas del sector cárnico, tiene su mérito que el torreno haya sido capaz de unir a tantos competidores, y en Soria, donde ya tres son multitud, están estudiando la posibilidad de lograr la Marca de Garantía para el torreno de Soria en una de las acciones enmarcadas en el proyecto 'Saborea Soria'. No está mal la iniciativa.
Parece que finalmente, no será viable ya que, según he leído no contó con el beneplácito de la Junta al no cumplir varios requisitos, como el que no hay bibliografía que demuestre que el torreno es típicamente soriano.
Sea o no producto típicamente soriano, el que no lo ha probado todavía, no sabe lo que se pierde.

En otra ocasión os hablaré de las migas.

11 comentarios:

Mari Carmen dijo...

Me temo, Javier, que no, que no es típicamente soriano. En Andalucía se comen a base de bien y en el pueblo de mi padre, en Nueva Carteya, Córdoba, se hacen unos torreznos que están pa morirse de buenos. Yo hace mucho que no los como, huyendo de la grasa, pero cuando era una niña me ponía morada, sobre todo en día de matanza. Los torreznos están realmente para chuparse los dedos.

Un abrazo :)

Mari Carmen dijo...

Y sobre las migas... pues anda que no he comido migas siendo niña. Migas en Motril, migas de pescadores, comida de pobres pero que sabían a gloria, acompañadas de sardinas asadas, de pulpo asado (lo mejor del mundo el pulpo asado), de boquerones... No sé cómo serán las migas sorianas, pero las de Granada son maravillosas.

Hasta luego :)

juancar347 dijo...

En Madrid también se han conocido toda la vida, claro, que hay torreznos y torreznos. De todas formas está bien el recuerdo, porque para el próximo puente del Pilar, te aseguro que no me voy de Soria sin saborearlos...

Quidquid dijo...

Hola Javier:
Las exquisiteces culinarias de nuestro país son enormes. Tu muestra soriana nos hace abrir el apetito a estas horas de la mañana.
Voy a ver si me dan el desayuno y... si cayese alguno de esos torreznos...pero me parece que será el "pa amb tomàquet" habitual con alguna cosa...¡lástima!
Hay que ir a Soria!
Un cordial saludo,
Luis

Ligia dijo...

Hasta aquí me llegan los olores... Me parece buena iniciativa en favor de la gastronomía de cada lugar. Abrazos

angela dijo...

Javier; has hecho que mis papilas se humedezcan más de la cuenta....pensando en el olor de esos torreznos que también aquí en el norte, se comían por los pueblos ¡ Qué ricos!.... pero imagino que en Soria, los bordáis...Que tengas un estupendo fin de semana al lado de un platito de ellos y poco de vino de Rueda....Un abrazo Angela

José María dijo...

No sé si el torrezno (en Ávila lo llamamos así) es típicamente soriano; pero los que yo comí en el Zafiro sí son típicos de allí. En Ávila, por ejemplo, son mucho más pequeños y quizás con más tocinillo; pero frititos, bien pasaditos con un buen "zañique" de pan .... están divinos.
No sé hasta que punto vale la pena que se comercialice este producto. Hay que comerlos recién hechos y en Soria, ¡qué coño! y rematados por un "quemaíto" (se llama así,¿no?).
Un abrazo, amigo

Javier dijo...

Carajillo quemao, compañero.

Un abrazo

El gato flores dijo...

Efectivamente no son exclusivamente sorianos (echa un ojo a mi post
No a un año sin trorreznos), no, pero lo que está claro es que como los de soria ninguno.

Fugaz dijo...

qUE BUENO QUE BUENO!!!!!

Si es que lo iba leyendo y me entraban unas ganas enormes de comerme algunos...jejejeje Lo que no se es aqui como lo llamamos, tal como dices que es la panceta bien fritita se que aqui lo hacemos pero no tengo idea de si tiene un nombre caracteristico o no. Pero que ricooooo!

Anónimo dijo...

Buenas tardes a todos! Yo soy una andaluza de nacimiento y alicantina de adopción. Actualmente de camping en Abejar, Soria. Dentro de nuestras posibilidades, viajamos lo que podemos y allí donde vamos nos encanta probar lo típico de cada lugar. Torreznos, hemos comido en muchos sitios y buenos. No será exclusivo de Soria. Pero, de momento, como el de aquí ninguno. Lo hemos comido en Soria, en Burgo de Osma y aquí en el camping. Y óle como está el del restaurante del camping. Cuando regresemos a casa, vamos a echar de menos muchas cosas de esta bonita tierra, sobre todo la acogida de sus gentes. Muy cierta es la frase: SORIA, NI TE LA IMAGINAS! Saludos!