martes, 19 de junio de 2007

Felicidades carlos


Un maestro más en la familia

3 comentarios:

José M. Jiménez dijo...

Muy bien, colega; eres un artista en esto de los Blog (ueno, mi ayuda también está ahí jajaja).
Carlos: FELICIDADES y bienvenido al gremio. Que te sea leve lo que te espera.

Jose María

El tuno negro dijo...

Duele, la vida como un puñal hay veces que duele
Y nada tiene que ver con tu boca,
Que hecha para besar hay veces que muerde,
Que anuncia cordura y a veces se vuelve loca,
Y duele porque la piel no es materia inerte,
Y duele porque el querer es dolerse a veces.

Tiemble, la vida como con miedo hay veces que tiembla,
Y nada tiene que ver con el aire
Que mueve tu ropa en noches de luna escueta
Que aprieta, suelta, evoca y me enloquece
Y tiemble por los latidos que tu provocas
Y también porque el querer es temblar a veces.

Ríe, la vida como un volcán hay veces que ríe,
Y nada tiene que ver con el tiempo,
Se ríe porque para ella somos tan leves,
Como el humo azul que del pudor se desprende,
Y ríe porque tu llanto se lo merece
Y también porque el querer es reírse a veces.

Vive, la vida por compasión hay veces que vive,
Y nada tiene que ver con la muerte,
Que cuando llegue ese instante déjame verte,
Que no hay mayor libertad que tenerte en frente
Y que nadie sea absuelto por no quererse
Y vive porque el querer es vivir a veces.

Y cada uno en su camino,
Va cantando, espantando sus penas,
Y cada cual en su destino,
Va llenando de sol sus venas
Y yo aquí sigo en mi trinchera corazón tirando piedras,
Contra la última frontera,
La que separa el mar del cielo,
Del color de tus maneras
La que me lleva a la guerra
A ser semilla en la tierra.

Y no me pidas tanto corazón,
Que tengo poco aire en el pulmón,
Lo que tengo es un castillo en el cielo….

Diario de un burgense dijo...

He publicado una entrada en mi blog "Diario de un burgense", en la que aparece el articulo del Heraldo de Soria del pasado dia 5 de julio de 2007, y de la que estoy seguro que te sentiras muy orgulloso/a.

Recibe un cordial saludo.

Diario de un burgense