jueves, 17 de enero de 2008

Encrucijada


Quién me iba a decir a mí a estas alturas que me iba a encontrar ante la disyuntiva de una importante decisión. Me encuentro en la bifurcación de dos caminos y he de tomar uno de ellos, a la fuerza.
Uno, es un rompepiernas, mal terreno, a veces lleno de baches, me encontraré con algún que otro cardo borriquero que incrementará más si cabe la dificultad. Tendré que estar en perfecto estado de revista sobre todo desde el punto de vista psicológico y tener una muy buena mano izquierda.
Aún con todo lo considero interesante y como un gran reto personal.
El otro, muy distinto al anterior, más de lo mismo, más de la rutina diaria y punto.
Como diría aquél, lo tengo jodidillo.
¿Qué camino elijo?.
Admito consejos.

7 comentarios:

Livaex dijo...

Pues voy a ser la primera en aconsejarte, más bien de darte mi opinión. Aunque muchas personas me digan "Más vale ruin conocido...", yo prefiero lo de "Los cambios siempre son buenos" y si se trata de un reto personal, mejor que mejor. Porque lo peor es que te quedes con la misma rutina y la espina clavada de lo que podías haber hecho y no hiciste. Saludos. Ligia

mj dijo...

Yo te aconsejaría, ante todo, mucha prudencia, y escuchar lo que te dicte el corazón, pero sin dejar de lado a la razón, que en ocasiones también es necesaria a la hora de tomar decisiones.
Si hay un dilema entre razón y corazón, haz tu propio balance interno y juzga qué tiene más peso...
A veces las rutinas son buenas, y permiten llevar una vida sosegada y en paz, pero también plantearse nuevos retos o caminos es tarea humana, y nosotros tenemos la capacidad de afrontar las dificultades y los baches que van surgiendo en nuestro caminar...
Solo sabrás qué camino elegir, caminando... recuerda que no hay camino establecido, ni rutinario ni complicado, sino que el camino lo vamos forjando nosotros mismos, a medida que vamos avanzando, pasito a pasito, al andar...
Si hay baches y y mal terreno, puedes evitarlos,bordearlos o ir allanando ese terreno poquito a poco, porque si es un reto personal, encontrarás la fuerza necesaria para hacerlo.
Otra cosa importante es que a veces, los caminos no tienen porque bifurcarse y ya está... pueden ser paralelos y si te cansas caminando por uno, siempre puedes pasarte al otro y seguir caminando, con todo el bagaje del anterior. El problema es si estos caminos son incompatibles o van en direcciones muy diferentes. Ahí, sólo tú debes sopesar cuál será el que más te convenga... no piensess en la dificultad de uno o en la comodidad o rutina del otro, sino en aquel que interiormente más te favorezca y reconforte.
Piensa en ti y en lo que te rodea, reflexiona sobre la senda que razón, corazón o ambos, decidan elegir.
Sólo el tiempo y los pasitos caminados, te dirán qué es lo correcto.
Un abrazo, y ánimo, que los dilemas vitales siempre tienen una mejor o peor solución.... lo único que no podemos cambiar es la muerte... para seguir caminos diferentes queda el resto de la vida.
mj griposilla :)

El Tuno Negro dijo...

No te enciegues con metas que apenas te cambiarán la vida.

A ti te ha gustado siempre, ir cómodo con tu chandal, para qué cambiar ahora por traje y corbata? No vale la pena.
Tú eres hombre de pueblo, eres feliz así, no te compliques la vida.

El Tuno Negro.

Anónimo dijo...

Tarde de miércoles, el cierzo de Cebollera cortaba hasta los robles, ¿De dónde?, de ese Valonsadero magnífico y reconstituyente que tenemos aquí.
Un hora de carrera y solo ví dos vacas, un corzo, un zorro, y un guardia civil de paisano.
Vuelta a casa, oxigenado de nuevo, a ver a la familia nerviosa por las ausencias.
Hoy vuelve el pequeño, a ver que nos cuenta de su semana fuera de casa.

tu cuñao

Bucanero dijo...

Yo te aconsejo que te lances a la nueva aventura porque, aunque veo que tienes dudas, creo que el sólo hecho de plantearte esta disyuntiva denota que en el fondo te sientes capacitado y que estás dispuesto. No pienses en el qué pasará porque lo que tenga que pasar pasará y lo solucionarás lo mejor que puedas en cada momento.
Te voy a poner una frase que escuché una vez y que es mi lema de vida:
" Vive la vida para que cuando llegue la muerte no tengas la sensación de no haber vivido"
Espero que esto te ayude.
Bucanero

Javier dijo...

Por una vez y sin que siga de precedente creo le voy a hacer caso al Tuno negro. Espero no arrepentirme. Las razones son otras que las que él expone pero no estoy dispuesto entre otras cosas a perder una parte de mi libertad individual por nada del mundo.

Saludos

Javier

Melba dijo...

Si sigues el consejo del Tuno negro, seguramente no te arrepentirás. Es una decisión respetable.

Yo te hubiese sugerido el camino menos cómodo, el lleno de baches, por el gusto de la experiencia.

Salud♥s nicas