lunes, 4 de febrero de 2008

Infierno


He estado de paso por el infierno. No me llevo bien con el diablo, pero hay que tener influencias en todos los sitios. Por si acaso...
No os lo recomiendo. Está ubicado en el fondo de unos nubarrones que siempre amenazan tormenta. La oscuridad preside el día y la noche y los elegidos por sus malas obras tienen los ojos muy grandes y abiertos, pero no ven nada.
Tenía curiosidad. Curiosidad por ver quienes lo habitan.
Por allá me he encontrado a diferentes personajillos.
A ese agricultor que al recolectar las alcachofas cada vez les dejaba el rabo más largo, para que pesaran más.
A ese desgraciado cura que dejó preñada a la joven muchacha que le atendia y el muy sinvergüenza la abandonó a su suerte, como es lógico la niña que nació, que creo que se llamaba Simona, la metieron en la inclusa. Maldito cura.
También vi sufriendo a ese hombre primitivo que arrastraba de los pelos a la primitiva de turno y a muchos de los hombres que actualmente ya no se conforman con agarrarlas de los pelos, además las matan.
Por allí vagaban aquellos que iban a comprar el carbón a mi pueblo, con el trabajo y las noches durmiendo en el monte para vigilar la carbonera y a la hora de pesar los sacos con la romana los levantaban disimuladamente con el pie para que pesara menos.
No podían faltar algunos corruptos políticos, especuladores y engominados banqueros, meticonas suegras y despiadas nueras y como no, las típicas calientapollas que siempre te dejan con la miel en los labios.
En el extremo más alejado estaban todos aquellos que han matado en nombre de las distintas religiones, y anda que no había gente...
Todavía más lejos se llegaba a distinguir algunas sombras que no llegué a identificar.

10 comentarios:

Anaïs Nit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anaïs Nit dijo...

El infierno es algo tan personal... Allí vemos a todos los que odiamos, todo lo que nos aterra o nos repugna. Incluso podemos estar nosotros mismos. Pero te aseguro que no todos mis "odiados" estarán en algún infierno. Puede que sus vidas ya lo sean, y después de todo, una vez muertos, ¡Qué más da!

Anónimo dijo...

El infierno es la relación con cualquier persona que no aguantas y la tienes que aguantar por obligación.
Pero todo se acaba alguna vez.

tu cuñao

Anónimo dijo...

El mayor infierno para mí es convivir con la persona a la que no respetas y no sientes ningún tipo de afecto.

¿Quién soy yo? dijo...

Para mi el infierno es el lugar donde se encuentran todos tus miedos y temores.

Besos

P.d. Tendré en cuenta tu recomendación de perderme en Soria... Qué no la conozco!! :S

lágrima de esperanza dijo...

Todos tienen su razón, pero para mí el peor infierno es ir en contra de lo q sientes y crees... dejar de ser uno mismo y convertirte en un desconocido hasta para ti. Muy bue post. un saludo

Melba dijo...

Hola, muy interesante tu blog. Felicitaciones. Saludos desde Managua, Nicaragua.

Javier dijo...

Me quedo asombrado de las personas que me visitan.
Un abrazo

javier

Javier dijo...

A partir de ahora cambio Javier por Soriacasiverde.

Hasta pronto.

El Ceremoniero dijo...

Hola buen articulo, Dios te bendiga y te guarde...