lunes, 4 de enero de 2010

Filosofía soriana


Los sorianos somos muy campechanos, hablamos con cualquiera y el tiempo que haga falta. Por poco observador que se sea, te das cuenta que se suele saludar una media de cinco personas por cada vuelta que se da al Collao. El Collao es como las Ramblas en Barcelona, pero sin turistas. Yo, como estoy menos en Soria no llego a la media de saludos. Me voy haciendo mayor y eso se nota hasta en las amistades. Cada día conozco a menos gente. Los de mi quinta salen menos, o tienen más obligaciones o el calor del hogar no les deja callejear.

Soy un zascandil, y cuando estoy de vacaciones paro mucho por la calle. Me gusta caminar y caminar. Salgo sin rumbo fijo y como casi todos, acabo tarde o temprano en el centro. Coincido con mucha gente, bastantes van trajeados, por estos lares, entre banqueros y funcionarios apenas dejan espacio para unos cuantos miles de jubilados y jubiladas y unos pocos autónomos.

Además de trabajar, también se saca tiempo como he comentado para pasear si no hace mucho frío, además del Collado, el otro lugar aprovechado para tales menesteres es la desa, aquí nos comemos la h intercalada adrede, al igual que atrochamos para llegar a su puerta, se deberían de atravesar dos semáforos y no pasamos por ninguno, cruzamos por medio, a ver si se da cuenta el Ayuntamiento que la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta y nos pinta un paso de cebra.

También tenemos tiempo para tomarnos unas cañas en los bares. Son lugares que nos ayudan a pasar esas largas tardes desapacibles, que no son pocas. Ahora se pelean con un gran centro comercial que también se les lleva la clientela, sobre todo los fines de semana.
Los más frecuentados son los de la mal llamada plaza Herradores, en realidad se llama plaza de Don Ramón Benito Aceña y los del Tubo.
Y entre paseos, bares, cine, tardes de fútbol y algún que otro espectáculo itinerante en el Palacio de la Audiencia va transcurriendo la vida.

Y a mí como ya se me están pasando las de Navidad, pues otra vez a Barcelona al curro, pertenezco a una de esas tres emes que la provincia de Soria exporta, madera, mantequilla y maestros/as. ¿Os imagináis de las tres, a la que pertenezco?

6 comentarios:

Ligia dijo...

Aunque te presiento de buena madera, no me cabe duda de tu maestría...
La mantequilla no puedo ni olerla.
Aquí también tenemos una Calle Herradores...
Ya te quedan poquitos días para volver con tus "niños".
Abrazos

Anónimo dijo...

Un excelente comentario.Congratulations!!!!
Soria tiene la ventaja de ser una ciudad pequeña en donde el día parece que tiene más de 24 horas ya que te da tiempo para todo.
Yo también pertenezco a ese grupo numeroso de las ¨tres emes¨

desdeSoria dijo...

Muy buen comentario. Me ha gustado mucho leer estas líneas. Suerte en tu vuelta a Barcelona. Nosotros seguiremos informando desde Soria

Anónimo dijo...

Lo malo es cuando vas de paseo con un joven un poco impaciente y no entiende que conozcamos a tanta gente y que nos paremos a hablar con todos. Prisas de juventud.

lo digo por tu hijo (el mayor)

Raquel Gómez dijo...

Hola! Somos Liliana y Raquel, nuestros padres son de un pueblo cercano a Berlanga, Bayubas de Abajo. Vivimos en Barcelona y, la verdad, es un ritmo de vida diferente. En las grandes ciudades dificilmente ves a la gente caminando por caminar, sin ir a un sitio específico. Los abuelos con los brazos a la espalda, por los caminos rurales; los niños jugando en las calles...Saludar a la gente por las calles sin necesidad de ser conocidos...

P.D. Estamos de acuerdo con Ligia, tampoco nos gusta la mantequilla...

´´Saray´´ dijo...

Me alegra encontrar un blog sobre Soria; es la única provincia de Castilla y León que me queda por conocer y en el 2.008 a mi vuelta a España lei un artículo sobre esta provincia en Paisajes (la revista del AVE) y me pareció muy bonito. Espero algún día conocer tanto la capital como pueblecitos: Berlanga de Duero, Castilfrío de la Sierra etc.
¡Y a ver si les ponen más trenes! que se hace complicadísimo llegar hasta alli desde algunas zonas de la Península. Un saludo :)